mayo 11 2018 1Comment

Consumo energético casi nulo. Aplicación en viviendas unifamiliares mediante hibridación de bomba de calor aerotérmica y generación fotovoltaica.

Hablemos del consumo energético casi nulo.

¿Por qué esa serie de artículos?

Sabemos que el cambio climático es uno de los mayores desafíos a los que nos enfrentamos, requiriendo medidas a escala mundial para estabilizar la temperatura de la superficie del planeta y evitar daños sin vuelta atrás. En este sentido la UE ha propuesto un paquete integrado de medidas sobre cambio climático y energía que prevé nuevos y ambiciosos objetivos para 2020.

Los objetivos que se ha marcado la Unión Europea son:

  1. Reducirlas emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 20%
  2. Ahorrarel 20% del consumo de energía mediante una mayor eficiencia energética. Además, en cada país el 10% de las necesidades del transporte deberán cubrirse mediante biocombustibles.
  3. Promoverlas energías renovables hasta el 20%.

Dentro de este plan se encuentra la directiva RECOMENDACIÓN (UE) 2016/1318 DE LA COMISIÓN de 29 de julio de 2016 en la cual se marcan las directrices para promover que en toda la unión europea, antes de que finalice 2020, todos los edificios nuevos sean edificios de consumo casi nulo, adelantando esa fecha a final de 2018 para que todos los edificios públicos se construyan con esas características.

Por supuesto que esta directiva afecta a nuestro país y, a la vista de la implicación que hasta ahora ha demostrado nuestro gobierno en estos temas, nos parece imposible que se aplique en las fechas previstas. No obstante seamos optimistas: por mucho que se demore la puesta en funcionamiento efectivo de estas directrices, ya sea debido a la incapacidad intelectual o moral de nuestros gobernantes o a otros factores como a la capacidad de adaptación a las nuevas reglas del juego del sector de la construcción, lo cierto es que este va ser el futuro y por lo tanto lo suyo es que vayamos pensando en cómo hacer las cosas para lograrlo.

Qué esperar de esta serie de artículos

En esta serie de artículos vamos a realizar una exposición del tema lo más claramente posible, intentando explicarlo para el público en general pero llegando en profundidad en el análisis, para que pueda servir de guía y de debate entre los técnicos que nos dedicamos a este tema y que nos encontramos continuamente con el reto de transcribir normativas, ordenanzas, guías técnicas etc. a nuestros métodos de trabajo para conseguir que todo ese galimatías de normas tengan una aplicación práctica aplicable por seres humanos (albañiles, instaladores, etc.) …y que además el resultado se acerque al objetivo.

Sirva este primer artículo como introducción en el que, aparte de los motivos que creo han quedado bastante expuestos en párrafos anteriores, introduzcamos un adelanto del contenido que se va a desarrollar.

¿Qué significa edificio de consumo “casi nulo”?

Partiremos de una explicación de lo que se considera un “edificio de consumo casi nulo”, con los matices que esto tiene. Veamos; sí, todo el mundo sabe lo que significa la palabra “nulo”, pero si te meten un “casi” en medio…, ya empezamos. Lo que para unos va a ser “casi mucho” para otros puede ser “casi poco”. Veremos que en la directiva de la UE se ha cuantificado ese “casi” y que además se ha tenido en cuenta que no es lo mismo un “casi” en Oslo que en Almería, lo cual es de agradecer.

Autoconsumo fotovoltaico – Consumo 0

Continuaremos analizando desde dónde partimos, o sea cuáles son las condiciones actuales a las que nos obliga nuestra normativa, en cuestión de calidades mínimas de construcción para limitar las necesidades de calefacción o refrigeración (demanda energética) y cuáles son los requisitos mínimos de eficiencia exigibles a las instalaciones que nos proporcionan frío, calor y agua caliente sanitaria.

A partir de estas condiciones  mínimas, actualmente reguladas, plantearemos qué es lo que necesitamos hacer para conseguir dar el siguiente paso y llegar al  “edificio  de consumo casi nulo”.

Para entenderlo mejor: caso práctico.

Y como toda teoría no es buena si no tiene una exposición práctica, se desarrollará un procedimiento para un caso práctico. Así, tal como en el titulo de la serie de artículos se indica, expondremos cómo conseguir obtener (según la directiva de la UE) una “vivienda de consumo casi nulo”, en la tipología de vivienda unifamiliar y empleando un sistema de Climatización y Producción de agua caliente sanitaria ACS centralizado a través de una bomba de calor aerotérmica hibridada con un sistema de generación eléctrica fotovoltaica. Hemos escogido el ejemplo de hibridación Fotovoltaica-Aerotermia como caso práctico experimentado por nuestra empresa y, felizmente, por nuestros mejores clientes.

¿Interesante el tema no?

Pues os espero en el próximo que publicaremos lo más brevemente posible.

Hasta pronto

 

cecilio-torres

Ingeniero Industrial por la ETSII de Sevilla. Desde 1980 trabajando en Proyectos de Edificación, Urbanismo, Instalaciones y Energías Renovables.

1 comment

  1. […] de hacer una breve introducción en nuestro primer artículo de la serie, vamos a meternos en faena y para empezar vamos a ver el concepto de “Edificios de consumo casi […]

    Responder

Deja un comentario