junio 11 2016 1Comment
LIDERCALENER

CALIFICACIÓN ENERGÉTICA DE EDIFICIOS: DEL LIDER AL INCREÍBLE HULC

Cuando con motivo de la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación, hace ya de esto diez años, en pleno Boom Inmobiliario, empezó a ser obligatorio establecer una calificacion energetica en edificios de las viviendas de nueva construcción, todos los técnicos que por entonces estábamos concienciados en la necesidad de mejorar la eficiencia energética de las viviendas, tanto en su envolvente pasiva como en sus instalaciones, nos llevamos en principio una alegría por su implantación… para poco después tener un encuentro muy agridulce con las herramientas que se pusieron en nuestra mano para llevar a cabo las exigencias de la nueva normativa.

 

Eficiencia energética

 

Los programas

A saber; las características de la envolvente del edificio debían cumplir unos requisitos mínimos de aislamiento térmico según zona climática y la forma de verificarlo por el procedimiento general era empleando la aplicación informática LIDER, además era necesario comprobar que las instalaciones del edificio cumplían un mínimo de eficiencia energética y para ello se empleaban dos aplicaciones informáticas CALENER VYP y CALENER GT, según se tratara de viviendas o de terciario.

La buena noticia: todos los programas eran gratuitos y descargables de la red. La mala: el software de introducción de datos de todos ellos era un ladrillo infumable.

Para muestra un botón: la tediosa introducción de datos inicial para la descripción del edificio no dispone del socorrido comando “undo”; o sea, si te equivocas no hay vuelta atrás, ejercicios respiratorios y a empezar por el principio.

Tanto LIDER como CALENER VYP fueron desarrollados por AICIA un grupo del departamento de Termotecnia de la Escuela Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad de Sevilla, que debieron pensar en su desarrollo que el uso de estos programas debía de ser acorde con la filosofía espartana de la escuela técnica, de la cual disfruté durante seis años inolvidables de mi juventud, y por tanto llegar a su conocimiento y manejo debería ser por el sufrimiento y dolor del usuario, y a fe que lo consiguieron. Cualquier atisbo del concepto “amigable” o “intuitivo” en su manejo está en el  mismo rango que un examen final de Termodinámica.

Sin entrar muy a fondo en los motores de simulación de Calener Vyp y Calener GT, indicar que Calener GT se basa en el motor de cálculo DOE-2 desarrollado en 1979 y sin actualizar hace más de una década. Calener Vyp  utiliza el motor de simulación  ESTO-2 basado en DOE-2 desarrollado en la década de los 90.

 

Los parámetros

Aunque los parámetros e indicadores de eficiencia no dependan de los programas, quiero aprovechar para mencionarlos y analizar someramente su empleo.

El parámetro de calificación energética empleado es el índice de emisiones de CO2 del edificio en el periodo de un año. Muy discutible la elección de este parámetro, por su variabilidad ya que la emisión de CO2 fluctúa aunque mantengamos el mismo consumo de energía eléctrica. En periodos de gran pluviosidad y de viento, el componente de generación eléctrica por renovables es mayor en el mix de generación eléctrica y la emisión de CO2 por kwh eléctrico desciende, esta variabilidad no solo es estacional sino también depende del aumento del porcentaje de generación eléctrica por renovables en el futuro.

Emisiones CO2
Emisiones CO2

O sea que  en una vivienda con instalación “todo eléctrico” si actualizáramos la calificación según los índices de emisión anuales se puede dar la paradoja de  cambiar  de una calificación “B” a una  “C” o a una “A” según la climatología del año, o según aumente o no el porcentaje de implantación de generación con renovables.

ESTRUCTURA DE GENERACIÓN
Estructura de generación. Fuente: REE

En otros sistemas de calificación fuera de nuestro país se utiliza el índice de consumo de energía primaria  por metro cuadrado kwh/m2; un parámetro menos variable y también más intuitivo para el usuario final ya que da una idea del gasto energético mas traducible a euros que el de la emisión de Co2, además de utilizarse otros parámetros como el consumo de agua.

 

Los nuevos programas de calificación energética y el “increíble HULC”

Con la publicación y entrada en vigor el 14 de abril de 2013 del RD 235/2013 comenzó el tsunami de la certificación energética de edificios existentes, desde entonces para vender o alquilar cualquier vivienda o local de un edificio se necesita una certificación energética.

Para la certificación energética de edificios existentes, se desarrollaron dos nuevos programas de formato más simple en comparación a Calener y Calener GT, son  CE3 y CE3X. El hecho combinado de una mayor simplicidad, que permite trampear las entradas de datos con opciones “por defecto” y de la competencia casi universal de técnicos de cualquier especialidad para la emisión de estos certificados, incluyendo personas sin titulación académica pero con “cualificación profesional”, degeneró rápidamente en una bajada de precios acompañada de la poca fiabilidad de los certificados emitidos.

A partir del 14 de enero de 2016, y después de un periodo de utilización voluntaria, es obligatorio para proyectos y viviendas de nueva ejecución la utilización del nuevo software de la Herramienta Unificada de calificación energética LIDER y CALENER bautizado con las siglas HULC en un alarde de imaginación no exento de de humor negro tirando a verde.

INCREIBLE HULC

Las débiles esperanzas que teníamos de que el nuevo programa corrigiera los defectos de los anteriores se esfuman en el momento en que comprobamos que la entrada de datos sigue siendo igual, pensada para superhombres infalibles o con una paciencia digna del santo Job.

En una lectura rápida del apartado 1.3 de las limitaciones del programa, incluida en el manual del usuario, queda claro que salvo los diseños tipo caja de zapatos sin demasiadas concesiones a la imaginación y por supuesto sin atrios y dobles alturas, en el resto de edificios tendremos que hacer aparte del monumental ejercicio de paciencia para la introducción de datos otro ejercicio de simplificación en el modelo para aproximarlo a los cánones aceptados por el programa.

 

Consecuencias de todo esto

  • Se está calificando mal

Para el caso de certificación energética de vivienda existente (programas Ce3x y Ce3) hay profesionales y empresas de certificación que ofrecen sus servicios via internet a precios de ganga, realizan el certificado sin visitar  ni verificar el edificio, abusando de la entrada de datos “por defecto” y emitiendo certificados de muy dudosa veracidad. Este procedimiento es el empleado por gran parte de las inmobiliarias, que aprovechan los bajos precios obtenidos de estos profesionales, para meterle una pequeña mordida a los exiguos honorarios que después paga el cliente.

  • Ni usuarios finales ni los propios técnicos creen en la calificación energética

Además el usuario final obligado por ley a realizar la certificación energética no se la cree, y con razón, clasificándola como un documento más de la burocracia inmensa de este país que te hace rascarte el bolsillo sin utilidad alguna.

En el caso de vivienda nueva los primeros en no creer en la calificación son los arquitectos e ingenieros obligados a utilizar una interface de usuario del tiempo de las cavernas y con unas enormes limitaciones de uso, tomándose este documento como un trámite mas a cumplir obligado por la normativa, más que por una herramienta que nos ayude a evaluar la eficiencia energética de las obras proyectadas.

Sin dudar del avance y la mejora en la calidad de la construcción y en la concienciación del personal en general que suponen la implantación del código técnico de la edificación y los programas de calificación y certificación energética, seguimos estando muy lejos de tener ni las herramientas ni los procedimientos adecuados para realizarlos.

Seguiremos esperando que alguna mutación producida por alguna emisión descontrolada de rayos gamma corrija los innumerables fallos del increíble HULC y que el color verde de piel producido en cualquier usuario después de una sesión de trabajo deje de ser un efecto secundario.

cecilio-torres

Ingeniero Industrial por la ETSII de Sevilla. Desde 1980 trabajando en Proyectos de Edificación, Urbanismo, Instalaciones y Energías Renovables.

1 comment

  1. Estoy de acuerdo al 100%, con todo lo que expones. Hay ademas un agravante que aun ayuda a asimilar el CEE a un impuesto revolucionario, y son las abusibas tasas de registro que imponen algunas comunidades autonomas.

    En lo unico que no estoy de acuerdo es en que estemos muy lejos de tener las herramientas ni los procedimientos adecuados. Tenerlos los tenemos, otra cosa es que no sean oficiales y que a la mayoría de los técnicos no les interese aprenderlos ni utilizarlos. Pero afortunadamente, creo que esta tendencia va cambiando poco a poco.

    Responder

Deja un comentario